Veganismo

¿Qué es?

El veganismo, en pocas palabras, es un estilo de vida en el que se prescinde del uso de animales o de productos que provengan de ellos. El término fue acuñado en 1944 por Elsie Shrigley y Donald Watson, y es un derivado de la palabra "vegetariano".

Es el estilo de vida que adoptan todos aquellos que rechazan el especismo y el que se busca difundir dentro del Movimiento por los derechos de los animales. Es, por tanto, el único modo de vida que podemos llevar si queremos ser consecuentes con nuestra moral.

¿Qué implica el ser vegano?

Únicamente el no servirse de otros animales para satisfacer nuestras necesidades. Ni más, ni menos. La cuestión es que, aunque no nos demos cuenta, usualmente nos servimos para infinidad de cosas de otras vidas; unas veces por motivos más que cuestionables y otras por, directamente, inaceptables. Si ya hemos leído sobre el especismo o sobre los valores de nuestra moral, empezaremos a entender por qué los motivos por los que nos valemos para disponer de la vida de otros animales no pueden tener justificación ética.

Para dejarlo más claro, es necesario hacer ver que, aunque se habla de un modo de vida, en el veganismo este modo de vida es prácticamente igual al que lleva la mayor parte de la población. La diferencia radica básicamente en los agentes que intervienen. Así, si somos veganos, no nos alimentaremos de pollos o cerdos sino que optaremos por platos vegetales; a la hora de vestir no usaremos cueros o pieles sino algodón, lino o materiales sintéticos; cuando vayamos a divertirnos no iremos a un espectáculo taurino o a un zoológico sino a pasear por el campo o ver una película; etc etc. No necesitamos cambiar de trabajo (salvo que esté relacionado directamente con la explotación animal), mudarnos de ciudad, dejar de estudiar o cambiar de amistades. Seguiremos levantándonos por las mañanas para cumplir nuestras obligaciones, y disfrutando de los momentos de ocio de los que dispongamos. Nada cambia en el veganismo salvo que no estaremos haciendo sufrir a otros por nuestros intereses.

Esto es una realidad. Mucha gente vive de este modo. Es totalmente posible, para todo el mundo. Si bien en temas como el ocio o la vestimenta no puede haber dudas al respecto, es posible que sí las alberguemos para la alimentación. Ante esto hay que decir que la American Dietetic Association (la mayor y más importante asociación de nutricionistas y dietistas del mundo) afirma que es apta para todas las etapas de la vida. El documento donde se recoge esta información está disponible en la Asociación española de dietistas y nutricionistas traducido1.

Por lo tanto, dado que podemos vivir sin que otros sufran por ello, no existe justificación moral alguna para no hacerlo.

DIFUNDE
  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • Email
  • Imprimir