Explotación animal: gallinas y pollos

(En la galería puedes encontrar fotografías sobre la explotación animal de gallinas y pollos)

Las gallinas son explotadas para obtener carne, huevos, etc. En todos los casos el resultado es el mismo.

Violación

Para la obtención de huevos fecundados, la industria avícola extrae el semen del gallo y se lo implanta a las gallinas. No se produce inseminación natural ni en ningún momento el gallo entra en contacto físico con la gallina. Ninguno participa voluntariamente en el proceso ni obtiene algún tipo de placer por llevarlo a cabo. Ambos permanecerán toda su vida en jaulas individuales y en ningún momento entrarán en contacto con sus crías ni con otro ser de su especie. La duración de sus vidas estará ligada a su fertilidad, una vez dejen de ser rentables serán sacrificados.

Gallos

La forma más común de extracción de semen es la “estimulación dorso-abdominal”, que consiste sujetar al gallo mientras se le pasa la mano repetidas veces por la zona que da nombre al proceso; al hacer esto el gallo tiene el reflejo de levantar la cola y, con ello, muestra la cloaca (final del sistema digestivo de las aves, en ella desembocan los conductos urinario y genital). Con esto los genitales del gallo quedan accesibles. Es entonces cuando estos son oprimidos para que expulse el semen, que recogerá otra persona con una pipeta.

Gallinas

La introducción del semen se realiza con jeringas graduadas en la zona media de la vagina, puesto que así se administra la dosis exacta de semen y no se desperdicia, aunque los más utilizados, por ser más rápidos, son los distribuidores automáticos o “pistolas de inseminación”. Ésta práctica se realiza en contra de la voluntad de la gallina y le resulta desagradable y dolorosa, por lo que en algunos casos se emplean instrumentos para sujeción como planchas o tablillas con el fin de inmovilizarlas. Los huevos que pongan serán recogidos inmediatamente y trasladados a cámaras de incubación. El que la reproducción se lleve a cabo de este modo es resultado puramente del sentido económico que tiene toda explotación animal. De realizarse la cría de gallinas a través de la cópula no sería tan efectiva ni rápida, y lo mismo sucede con la incubación. Todas las gallinas ponedoras o pollos, del tipo de ganadería avícola que se trate -incluida la ecológica- provienen de este tipo de selección y cría.

Mutilación

Amputación o corte del pico

El fin de esta práctica es impedir conductas en las aves tales como picarse entre ellas, el desplumaje o el canibalismo. Estos "vicios" que desarrollan en las granjas no son naturales, se deben a las condiciones de tensión y hacinamiento que sufren; y puesto que ocasionan pérdidas económicas, el empleo de esta técnica es común en la industria avícola.

Se realiza mediante un aparato que dispone de un mecanismo tipo guillotina, con una cuchilla caliente que corta el pico del ave. Recomiendan cortar al menos un tercio del pico ya que así es menos probable que este vuelva a crecer y aparezca el picoteo. El procedimiento se realiza rápidamente, llegando a alcanzar las 15 aves por minuto, lo cual implica que el filo de la cuchilla y su temperatura pueden variar, causando malos cortes y lesiones graves.

El pico está muy inervado y contiene distintos tipos de terminaciones nerviosas, así como una serie de papilas dérmicas especializadas que son de gran importancia para la discriminación táctil fina. Por lo tanto el corte producirá invariablemente una pérdida de capacidad sensorial en el ave y un elevado dolor. La evidencia de que el corte de pico afecta a las aves se demuestra en que el consumo de alimento y su actividad se reducen temporalmente, pudiendo llegar a producir un estado crónico de dolor.

La normativa europea sobre bienestar animal contempla la amputación del pico como una excepción a la prohibición de mutilaciones, debiendo de ser realizado en polluelos de menos de 10 días1.

Como se realiza a temprana edad, las gallinas y pollos de las granjas ecológicas e incluso los de las granjas familiares tienen el pico cortado, puesto que su compra se realiza a criadores regulados por las mismas normas.

Tortura

Producción de huevos

Durante su vida las gallinas permanecen en habitáculos cuya dimensión dependerá del tipo de producto que se quiera obtener, pero que siempre serán muy reducidos. Existen cuatro clasificaciones de los huevos: jaulas (código 3), suelo (código 2), camperas (código 1) y ecológicas (código 0). El 97% de los huevos que se comercializan en España son del tipo 3 2. En este tipo de explotación, la superficie de la que dispone cada gallina es solo un poco superior a un folio de papel (750 cm2 por 630 cm2 de éste último)3. Además las gallinas están en jaulas por grupos. En el otro extremo estaría el tipo 0, donde la superficie sería de poco más del doble4.

Las gallinas son animales gregarios que establecen jerarquías en las cuales hay rangos de dominancia. Los más dominantes pican y desplazan a los que lo son menos. En la explotación de las gallinas ponedoras no pueden actuar de esta forma, lo que desencadena situaciones de estrés que generan conductas como el picoteo y el canibalismo.

Las condiciones en las que se mantiene a las gallinas (frecuentemente miles de individuos conviviendo en una misma nave industrial) hacen que aparezcan frecuentes problemas de salubridad. Muchas gallinas mueren antes de llegar al fin de su corta vida de producción por enfermedades respiratorias causadas por el amoníaco de sus excrementos, enfermedades víricas y bacterianas, aplastamiento, etc. También, debido a la deficiente limpieza de las granjas, las gallinas sufren quemaduras principalmente en las patas y el pecho.

Producción de carne de pollo

Los pollos son criados en naves industriales, totalmente masificados (la densidad es de 33kg por metro cuadrado, lo que viene a ser un espacio aún menor que el que tienen las gallinas destinadas a la producción de huevos).

Permanecen en la misma nave toda su corta vida, por lo que la situación de hacinamiento se va haciendo mayor según van creciendo (y engordando), hasta llegar a un punto en el que no pueden moverse ni mucho menos estirar las alas. Los pollos son animales gregarios que establecen jerarquías donde los más dominantes pican y desplazan a los que lo son menos, que no pueden huir. En estas condiciones de hacinamiento y estrés, los pollos desarrollan conductas como el picoteo y el canibalismo.

El suelo de las naves solo se limpia después de que los pollos son enviados al matadero, por lo que viven entre el amoníaco de sus excrementos que les quema las patas, pies y pecho, y les causa enfermedades respiratorias y ceguera.

Los pollos han sufrido un proceso de selección que hace que crezcan tres veces más rápido y consumiendo un tercio de la cantidad de comida normal, sacrificando el desarrollo óseo. Esto les causa problemas y enfermedades óseas con dolor crónico en patas, articulaciones e incluso la fractura de vértebras, quedando paralizados y muriendo de inanición. El crecimiento acelerado también causa otras enfermedades como ascitis y ataques al corazón.

Asesinato

Si se trata de aves para la producción de huevos, los machos son asesinados al poco tiempo de nacer, siendo pollitos. Esto es debido a que no son rentables para la industria, dado que los que se utilizan para engorde son de otras razas, por lo que se consideran descartes y se les da muerte. Para ello se utilizan medios mecánicos (cuchillas de rotación rápida o de protuberancias de goma espuma) o por asfixia mediante dióxido de carbono. Muchas veces simplemente se les echa a un contenedor en el que mueren aplastados.

Las hembras, una vez descienda su producción de huevos (lo que sucede rápidamente, en torno a las 75 semanas de vida5) son remplazadas y enviadas al matadero. Desde que comienza el proceso de transporte sufren una situación continuada de estrés, hacinamiento y lesiones (roturas de patas, alas, hemorragias internas, etc). Pueden estar más de 12 horas sin recibir comida o agua, y viajan en jaulas aún más pequeñas (medio folio por animal) a temperaturas entre los 0º y los 35º.

Los pollos que son explotados por su carne son enviados al matadero a las 6 semanas de vida, una vez que alcancen el peso considerado.

Una vez en el matadero son colgadas por las patas, en unos ganchos de suspensión, a una cadena que las conduce por las distintas zonas del matadero:

  • Aturdimiento
    Existen varios métodos; el más utilizado es el baño de agua eléctrico. Consiste en la exposición de todo el cuerpo de las aves a una corriente eléctrica que les provoca epilepsia generalizada, dejándolas inconscientes (aunque no con una efectividad del 100%).
  • Degollado
    Consiste en cortar el cuello de las aves y dejar que se desangren, de forma manual o automática. La velocidad con la que los animales pasan por la cadena del matadero es tal que algunas aves no son degolladas.
  • Escaldado
    Se introduce a las aves en un tanque con agua hirviendo con la finalidad de que su piel se pueda extraer con mayor facilidad. Las que no se hayan desangrado o hayan sido degolladas entrarán vivas y conscientes en el tanque.
  • Despiece
    Finalmente, los cuerpos sin vida de los pollos son desplumados y eviscerados para su comercialización.

Durante todo este proceso muchas aves permanecen vivas y conscientes6.

DIFUNDE
  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • Email
  • Imprimir