Explotación animal: necesidad

Hemos visto que la explotación animal se produce dentro del ámbito de lo mercantil; los animales son usados como materias primas para vender un producto. Vamos a ver, ahora, si es necesario que se produzca.

Antes pasar a estudiar los distintos campos donde se produce la explotación, hemos de recordar que el veganismo se basa en un planteamiento ético por el que todos los seres sintientes tienen que ser considerados moralmente, y que el especismo es un prejuicio que debe ser evitado. Por lo tanto, para justificar la explotación es necesario argumentos que consideren estos principios.

Alimentación

De todos los campos en los que los animales son explotados, éste es el único imprescindible para nuestra supervivencia. Podemos no realizar experimentos, renunciar al ocio, etc; pero no podemos dejar de alimentarnos. Ahora bien, ¿es necesario alimentarse de animales? La respuesta es clara: no.

En diversos artículos hemos hecho referencia a la American Dietetic Association, la mayor y más importante asociación de nutricionistas y dietistas del mundo. Esta asociación declara que una alimentación basada, exclusivamente, en vegetales, es apta para todas las etapas de la vida del ser humano. El documento donde se recoge esta información está disponible en la Asociación española de dietistas y nutricionistas traducido1.

Además, tenemos la experiencia personal de gente que lleva practicando este estilo de vida durante años. No es difícil encontrar referencias a ello en internet2 3. En la India existe una religión denominada Jainismo4, con más de 4 millones de seguidores, los cuales mantienen una dieta exclusivamente vegetal. Incluso tenemos testimonios de niños5 o atletas6, grupos que necesitan una alimentación más cuidada.

Queda claro que no es necesario explotar animales para nuestra alimentación, quedando como única justificación para hacerlo el placer que obtenemos al alimentarnos de ellos, lo cual no es aceptable desde un punto de vista ético

Experimentación

Como dijimos al inicio del apartado anterior, solo la alimentación es algo imprescindible. Todos los demás campos donde son explotados los animales no tienen justificación desde un punto de vista moral. En el caso particular de la experimentación, si no toleramos que se realice con humanos, no deberíamos tolerarlo para el resto de los animales, como rechazo al especismo. Por otro lado, eso no conlleva que se deba dejar de lado la investigación científica. Vamos a ver las alternativas que existen y también la efectividad de los resultados de la experimentación con animales.

Actualmente existen diversas alternativas; prueba de ello son los modelos informáticos sobre anatomía animal, ensayos "in vitro" o la reciente prohibición en la Unión Europea sobre testado de productos cosméticos en animales7. Donde mayor controversia se genera es en el campo de la investigación médica. Es conocido por los investigadores que la extrapolación de los resultados obtenidos en animales es algo arriesgada. En contables ocasiones, fármacos aprobados por no causar daños en algunos animales han causado la muerte o reacciones adversas a humanos, por ejemplo la Talidomida8. Este fármaco que se comercializó como sedante y calmante de las náuseas en los primeros meses del embarazo, causó malformaciones en humanos a pesar de que no lo hizo en perras preñadas, gatas, ratas, monas, hámsters y gallinas. Otros ejemplos son el Practolol, Opren y el Zipeprol.

Igualmente, grandes avances de la medicina no habrían sido posibles de haberse utilizado animales, puesto que determinadas sustancias que son dañinas en otros animales en humanos no lo son. Por ejemplo, la insulina puede producir deformidades en las crías de ratones y la penicilina es tóxica en cobayas, ambos siendo animales muy utilizados en experimentación. La Asociación Médica Americana (AMA) reconoció que la exactitud de los experimentos con animales es cuestionable y que son difícilmente trasladables a humanos.

Otra cuestión es que la investigación médica se centra en curar y no en prevenir. Estudios realizados sobre enfermedades como el cáncer demuestran que más del 30% de las defunciones podrían evitarse modificando o evitando los principales factores de riesgo, tales como: el consumo de tabaco, el sobrepeso, dietas malsanas con consumo insuficiente de hortalizas, inactividad física, etc; así como con el diagnóstico y tratamiento temprano de la enfermedad9.

Ocio

Parece que en este campo la respuesta tendría que ser clara; no podemos divertirnos a costa del sufrimiento de otros. El problema es que, muchas veces, no somos conscientes de ese sufrimiento o éste es disfrazado.

Por ejemplo, en los zoológicos y acuarios es normal que se resalte el valor educativo de los mismos o su función como conservadores de especies. Sin embargo, los animales que habitan en ellos no pueden satisfacer sus necesidades etológicas, aquellas que le son innatas y que realizarían en estado salvaje. Al contrario, desarrollan conductas y vicios propios de el encarcelamiento al que son sometidos. Esto hace que el presunto valor educativo o científico de este tipo de instalación sea nulo, dado que los animales no muestran comportamientos naturales. No debemos olvidar que, en la mayor parte de los casos, este tipo de instalaciones son, simplemente, un negocio.

En otras ocasiones se hace alusión a la conservación de festejos populares, donde son usados animales, por su valor cultural, y de tradición y enriquecimiento de nuestra sociedad. No debemos olvidar que hubo épocas donde algo similar ocurría con humanos; y que, afortunadamente, en virtud de una sociedad más justa, fueron abandonadas, aunque supusiera perder parte de la identidad de la sociedad que las practicaba. Podemos citar los casos de los circos romanos10 o de los autos de fe practicados por la Inquisición11.

Vestimenta

Si en los otros campos hemos visto que la explotación animal es innecesaria, además de inmoral, en el de la vestimenta sobran las palabras. La abundancia de alternativas existente, tanto en fibras vegetales (algodón, lino, etc), sintéticas (derivados del petróleo) como artificiales (obtenida de celulosa o proteínas vegetales), así lo demuestra.

DIFUNDE
  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • Email
  • Imprimir